Cáncer

Cáncer

Compartir

¿Qué es el cáncer?

El cáncer es una alteración genética en donde comienza una descontrolada reproducción de células malignas en el cuerpo, empezando estas a sobrepasar el número de células benignas en un lugar específico. Nuestro cuerpo regenera nuestras células muertas o dañadas de manera progresiva y controlada, pero cuando las células dañadas no mueren y empiezan a reproducirse, se producen tumores o masas que no permiten el correcto funcionamiento de nuestro organismo, produciendo cánceres que afectan diferentes actividades fisiológicas indispensables para nuestra vida.

Existen más de 100 tipos de cánceres que pueden aparecer en nuestro organismo, y al ser una mutación genética, suelen ser hereditarios. La gran complejidad con el cáncer es su carácter de diseminación, que permite que la enfermedad se esparza por el cuerpo a través de los sistemas sanguíneos y genere nuevos tumores en todo el sistema corporal del paciente.  

Los tratamientos varían entre cirugías, radiación y quimioterapias, siendo complejos y generando un gran impacto en la calidad de vida de l@s pacientes, debido a sus potentes efectos secundarios.

¿Cómo actúa el cannabis medicinal con el cáncer?

El cannabis terapéutico funciona de 3 maneras en el tratamiento del cáncer. En primer lugar, es un gran complemento para disminuir los efectos secundarios de la quimioterapia y la radioterapia. También ayuda con el manejo de vomito y nausea, estimula el apetito, y disminuye la sensibilidad y la incomodidad general impuesta por estos tratamientos de alta complejidad.

Como segundo punto benéfico, el efecto psicoactivo del THC disminuye el dolor y permite un sentimiento de bienestar, relajación y disminución de la ansiedad generada por la enfermedad y el tratamiento. Se generan mejoras terapéuticas en el tratamiento general.

Por último, se ha demostrado que el THC y el CBD han resultado trabajar como agentes antitumorales, ya que estimulan la destrucción de células malignas y evitan la reproducción de estas mismas, previniendo el desarrollo de tumores y su dispersión a través del sistema sanguíneo. Es decir que por un lado se atacan los tumores existentes y por otro se evita la conformación de nuevos.

Conclusión

En conclusión, el cannabis terapéutico representa una gran alternativa, que complementa el tratamiento general y convencional de los diferentes canceres. Las propiedades de sus cannabinoides ayudan a evitar la propagación interna de la enfermedad, al mismo tiempo que se matan las células cancerígenas que conforman los tumores, y así mejorar la calidad de vida del paciente en su recuperación.

Cerrar menú