CBG – Cannabigerol

CBG – Cannabigerol

CBG o cannabigerol es un fitocannabinoide no-psicoactivo con menos fama que otros pero posee una de las funciones más importantes en lo que respecta a los usos medicinales de la Cannabis sativa L.: es el precursor del CBD y THC.

¿Qué es el CBG?

Por precursor nos referimos a que, su molécula, luego de sufrir ciertos cambios da lugar a las moléculas de THC y CBD. Los cambios que se producen son mediados por unas herramientas biológicas denominadas enzimas que generan cambios en su estructura en lugares clave o «sitios activos» que dan como resultado a las tan famosas moléculas de CBD y THC. Los nombres de estas enzimas son de lo más fácil de acordarse ya que se denominan en base a la función que cumplen. Se las denominan THC-sintetasa y CBD-sintetasa (viene de síntesis, «generación de un compuesto nuevo»)

Cuando la THC-sintetasa actúa sobre el CBG da como resultado el THC.

Cuando la CBD-sintetasa actúa sobre el CBG da como resultado el CBD.

Para aquellos que entienden un poco más sobre los procesos biológicos que se dan en la planta vale realizar la siguiente aclaración:

El CBG es uno de los numerosos canabinoides del cannabis y el cáñamo. A medida que la planta crece, casi todo el CBGA que hay en ella se convierte en THCA o CBDA. Y para cuando llega el momento de la cosecha, el contenido de CBG es de alrededor de un 1% o menos en la mayoría de variedades. 

¿Qué es el CBGA?

Como el nombre lo indica es la forma ácida de la molécula de CBG ya que posee grupos carboxilo (COOH). Seguramente los habrás escuchado nombrar ya que uno de los pasos fundamentales para que el THC produzca sus acciones psicoativas es la descarboxilación, o sea, perder esos grupos carboxilo de su molécula (THCA >>THC) mediante calentamiento.
Lo mismo sucede con el CBD. El CBGA se transforma gracias a la acción de la enzima CBD-sintetasa en CBDA y luego por calentamiento se transforma en CBD.

CBG y el Sistema Endocannabinoide

Hasta ahora se habló de los compuestos que existen como tal en la planta y que tendrán un efecto en nosotros ya que actuarán sobre los receptores del sistema endocannabinoide. La bibliografía cannábica a lo largo de los años ha ido descubriendo varios receptores endocannabinoides nuevos. Los que se conocen hasta el momento son el CB1, CB2 , TPRV1, etc. Según el receptor que activen estos fitocannabinoides generarán diferentes efectos en nuestro organismo. Está demostrado que el CBG actúa sobre el receptor cannabinoide CB1, con localización predominantemente central (en el sistema nervioso, SNC) y en menor medida periférica (otros tejidos). Como se hace referencia al comienzo del artículo, el CBG no es psicoactivo, o sea que no te da ese «subidón» característico del THC. Sin embargo se podría utilizar para reducir las acciones de éste último sobre el mismo receptor a nivel del SNC.

Propiedades terapéuticas del CBG

Los efectos terapéuticos de los compuestos se relacionan a la activación o bloqueo del receptor sobre el que actúen y donde éste se encuentre. Nuestro sistema endocannabinoide se extiende por todo nuestro organismo y lo tanto no es raro leer que un mismo fitocannabinoide posea más de una acción en más de un lugar de nuestro cuerpo.

Diversos estudios científicos como el publicado por el British Journal of Pharmacology (Taming THC: potential cannabis synergy and phytocannabinoid-terpenoid entourage effects), indican en general que las propiedades terapéuticas del CBG son similares a las de CBD, aunque algunos expertos aseguran que incluso son más potentes. Varios estudios científicos indican que el CBG alivia el dolorreduce la inflamación que produce algunas patologías como la enfermedad de Crohn, es un gran inductor del sueño y tiene propiedades ansiolíticas. Además, dado que el CBG puede bloquear los receptores de serotonina, esto sugiere que podría tener un papel importante en el tratamiento de la depresión.

Por otro lado, el CBG también inhibe el crecimiento de las células cancerígenas, ayudando a retrasar la progresión del cáncer de colon. Además, el CBG podría ser un poderoso aliado para el tratamiento del glaucoma, ya que reduce la presión intraocular mientras actúa como un vasodilatador efectivo. Del mismo modo, en los últimos años, se ha descubierto que el CBG es un neuroprotector extremadamente activo, especialmente con respecto a la enfermedad de Huntington, lo que puede ser útil en el tratamiento de muchas enfermedades neurodegenerativas, como el Parkinson o el Alzheimer.

Nuevas tecnologías en Cannabis

Un grupo de científicos de la Universitat Politècnica de València (UPV) ha colaborado con la empresa valenciana Hemp Trading en el desarrollo de una variedad de cannabis medicinal con altas concentraciones de CBG. Han logrado aumentar casi en un 15% la concentración de CBG y reducir la de THC a valores ínfimos. Como mencionamos antes las reacciones en la planta llevan a que las concentraciones de CBG rocen el 1% al momento de la cosecha y por lo tanto no se disponga de suficiente CBG para aplicar sus efectos medicinales. Con esta nueva variedad se ha logrado no solo un cultivo completamente legal, sino que también una futura producción en masa de plantas de cannabis ricas en CBG con distribución y aplicabilidad global.

Vale decir entonces que, sin el CBG, muchos de los hoy famosos cannabinoides no hubiesen estado disponibles desde un principio.

Compartir

Cerrar menú