Epilepsia

Epilepsia

Compartir

¿Qué es la Epilepsia?

La epilepsia es una enfermedad neurológica que se manifiesta como consecuencia de una alteración en la actividad neuronal de algunas zonas cerebrales. Esta excitabilidad neuronal se puede ir transmitiendo desde un foco inicial a diferentes áreas cerebrales. Se presentan entonces las crisis comiciales o ataques epilépticos, que pueden ser de muchos tipos, dependiendo de la epilepsia que se padezca.

A continuación, algunos de los principales síndromes que cursan con epilepsia refractaria:

-Síndrome de Dravet

El síndrome de Dravet, también conocido como epilepsia mioclónica grave de la infancia o epilepsia polimorfa, es una encefalopatía devastadora de la niñez.Es un síndrome epiléptico refractario al tratamiento farmacológico en la mayoría de los casos; es decir, estos fármacos no suelen lograr efecto alguno. Se presenta en uno de entre 20.000 y 40.000 individuos en la población general.En 15 a 25 % de los casos existe una historia familiar de crisis convulsivas febriles o de epilepsia, lo que sugiere una base genética para la enfermedad.La evolución de la epilepsia mioclónica severa en la infancia es desfavorable. Los niños afectados, persistentemente presentaran crisis convulsivas. Las crisis convulsivas se presentan predominantemente al final de la noche. La fiebre continúa siendo un factor desencadenante y puede incluso ocasionar status epiléptico.

-Síndrome de Lennox-Gastaut

El síndrome de Lennox-Gastaut (LGS), también conocido como síndrome de Lennox, es una variante de epilepsia infantil de difícil manejo, que aparece entre los dos y seis años de vida, y que se caracteriza por convulsiones frecuentes y diversas; a menudo se acompaña de discapacidad intelectual y problemas conductuales.

Aproximadamente el 5% de los pacientes con síndrome de Lennox-Gastaut muere por este desorden o por los problemas asociados al mismo en unos 10 años desde el comienzo. A menudo, el desorden se prolonga durante la adolescencia y la edad adulta causando múltiples problemas emocionales y discapacidades en casi todos los pacientes. Los sujetos muestran dificultades de aprendizaje, pérdida de memoria, y alteraciones de los movimientos.

-Síndrome de Dosse

La Epilepsia Mioclónica Astática (EMA) una epilepsia infantil poco frecuente, fue descrita en principio a fines de los 1960s por Herman Doose, de ahí su nombre original, Síndrome de Doose. EMA es una epilepsia severa de la infancia temprana que es muchas veces resistente a la medicación y por esta razón es típicamente difícil de tratar. EMA es una epilepsia generalizada de tipo idiopática cuyo comienzo predominantemente se ve entre el primer y el quinto año de vida,. La prevalencia es masculina. Los varones tienen el doble de posibilidad de desarrollar EMA que las nenas. Aproximadamente un tercio de los otros niños en la familia también pueden tener epilepsia.

-Síndrome de West

El síndrome de West (SW), también conocido como síndrome de los espasmos infantiles, es una encefalopatía (alteración cerebral) epiléptica ,presente en la infancia, y aunque poco frecuente, grave. Los principales síntomas son los espasmos epilépticos, un retraso del desarrollo psicomotor e hipsarritmia, aunque alguno pueda no aparecer.

Los niños con SW suelen manifestar la enfermedad entre los 3 y 6 meses de edad, habiendo ocasiones en las cuales ocurre hasta los dos años. El SW siempre genera algún grado de retraso global en el desarrollo infantil y, a pesar de que el conocimiento sobre él ha mejorado considerablemente, todavía hay casos en los que no se diagnostica a tiempo, siendo este de fundamental importancia.

¿Cómo actúa el cannabis medicinal con la Epilepsia?

En la mayoría de los casos, y hablaríamos de un grandísimo porcentaje de pacientes, se consigue reducir el número de crisis y también su frecuencia de aparición. En algunos pacientes cambia el tipo de crisis, y su intensidad se reduce, y por lo tanto los que la padecen están más tranquilos, y sus cerebros se pueden dedicar a tareas y habilidades muy necesarias, siendo muy frecuente que quienes los rodean comenten que «¡está más conectado!».

La mayoría de los pacientes tienen déficits cognitivos severos en muchos casos, y el CBD aporta realmente efectos muy valorables a nivel cognitivo y psicomotriz, los pacientes se relacionan mejor con el entorno, interactúan activamente cuando antes no lo hacían, hay mejor rendimiento escolar en muchos casos, y esto es realmente una inyección de moral para el entorno del paciente. Tenemos que pensar que en estos casos una pequeña mejoría supone un gran paso, son casos muy complejos, y mantener estables a quienes la padecen es complicado, porque la aparición de crisis depende de muchos factores, entre ellos factores emocionales, que no tenemos en cuenta en muchas ocasiones. Pensar que muchos pacientes no tienen lenguaje verbal, y al no hablar, no pueden expresar sensaciones, no se pueden comunicar correctamente y esto genera frustración en muchos niños, y la frustración puede llevar a conductas autolesivas, o a conductas agresivas. Aquí el CBD nos ayuda también a normalizar estas situaciones en muchos casos.

La mayoría de los pacientes ya no tienen alternativas terapéuticas validas, y el CBD supone un recurso muy interesante, insistiendo como siempre en su baja toxicidad y su eficacia como antiepiléptico.

Conclusión

Esta alternativa terapéutica permite a los pacientes complementar los medicamentos convencionales, pudiendo llegar a reemplazar grandes cantidades de estos, por un medicamento mas sano, que no contiene problemas en relación a los efectos secundarios y con un bajo nivel de toxicidad. Los riesgos del uso del cannabis son casi inexistentes debido a que se controla, tanto en como se consume como con qué frecuencia. Es una alternativa natural que propone una mejora notable en la calidad de vida de los pacientes.

Cerrar menú