Epilepsia

Epilepsia

¿Qué es la epilepsia?

La epilepsia es una enfermedad cerebral no transmisible, crónica, que afecta a personas de todas las edades. Es una de las enfermedades conocidas más antiguas y ha estado rodeada de temores,  discriminación y estigmatización social durante siglos y es hasta el día de hoy que pacientes y familiares siguen sufriendo las consecuencias de tanto abandono. Para hablar de epilepsia, el paciente debe haber padecido, tan solo, dos crisis convulsivas. Las convulsiones se deben a descargas eléctricas excesivas de grupos de células cerebrales que pueden producirse en diferentes partes del cerebro. Las convulsiones pueden ir desde episodios muy breves de ausencia o de contracciones musculares hasta convulsiones prolongadas y graves y su  frecuencia va de 2 a cientos de convulsiones por día. Las crisis epilépticas por sí mismas no diagnostican epilepsia, sino que son un síntoma o trastorno motivado por múltiples causas que producen irritación y funcionamiento anormal transitorio de las neuronas.

¿Qué significa que la epilepsia sea refractaria?

Hablamos de epilepsia refractaria cuando las crisis epilépticas son tan frecuentes, que limitan la habilidad del paciente para vivir plenamente acorde con sus deseos y su capacidad mental y física, o cuando el tratamiento anticonvulsivante no controla las crisis, o con efectos secundarios muy perjudiciales para la salud del paciente.

¿Cómo actúa el cannabis en pacientes con epilepsia?

Es habitual que los pacientes que sufren de epilepsia refractaria hayan experimentado sin éxito varios intentos de control de las crisis con distintos medicamentos (de 3 a 5 o más fármacos antiepilépticos y esteroides), así como con otros tratamientos y cirugía. Todos estos grupos de medicamentos tienen como objetivo regular las conexiones nerviosas del cerebro y por lo tanto hay una delgada línea entre el éxito y el fracaso terapéutico y los efectos secundarios se agregan al daño de la enfermedad de base. En muchos de estos casos los pacientes no llegan a la edad adulta.

El cannabis desde los años 70 y 80 fue descripto por investigadores con propiedades anticonvulsivantes. Este efecto fue atribuido principalmente al CBD (Cannabidiol) aunque bien sabemos que los efectos benéficos del cannabis le corresponden a sus sustancias en su conjunto. Aun así las investigaciones apuntan a que el CBD sería esencial en esta acción anticonvulsivante en el tratamiento de la epilepsia.

Sabemos también que la presencia del CBD en el cuerpo, aumentan los niveles de anandamida (uno de los cannabinoides endógenos) y que en pacientes en tratamiento con CBD, asociado o no a otros fármacos antiepilépticos, el número de las convulsiones pueden reducirse significativamente  hasta su desaparición total.

Precauciones e interacciones en el tratamiento con cannabis.

Los diseños de tratamiento de la epilepsia son muy personales y cuidadosos, por lo tanto cualquier adición o sustracción de algún tipo de medicamento o sustancia debe ser tenida en cuenta por el médico tratante. Tu médicx de cabecera es quien te acompañará en la toma de decisiones sobre tu tratamiento, sin quitar del tablero que es tu derecho el recibir el mejor tratamiento disponible. Si tu profesional de cabecera no está capacitado en Cannabinología, te aconsejamos relacionarte con personas que estén transitando por la terapia con cannabis u ONGs que podrán contactarte de manera directa. 

Conclusión.

 El inicio del tratamiento adecuado es esencial para un buen pronóstico del paciente. Hay pacientes que requieren de un tratamiento con cannabis rico y puro en CBD y otrxs pacientes que probablemente además de CBD, su médico le indique algún porcentaje de THC (tetrahidrocannabinol) durante la terapia. Es importante tener presente que cada paciente es únicx y así lo será su tratamiento con cannabis medicinal. Su aplicación es legal en la República Argentina (Ley 27350).

Compartir

Cerrar menú