Fibromialgia

Fibromialgia

¿Qué es la fibromialgia?

La Fibromialgia es una afección crónica de etiología o causa desconocida, que se caracteriza entre otros síntomas por la presencia de dolor crónico de músculo esquelético generalizado con bajo umbral para el dolor. Como suele ocurrir en los pacientes que sufren dolor crónico, aparece hiperalgesia o sensación de dolor por encima de lo esperable por estímulos habitualmente no dolorosos como por ejemplo el roce de la ropa. 

La presencia del dolor crónico en estos pacientes suele coexistir con otros síntomas fundamentalmente un cuadro ansioso depresivo, fatiga, diferentes tipos de insomnio, rigidez articular, cefaleas, sensación de tumefacción en manos, problemas de concentración y memoria.

El curso natural de la Fibromialgia es crónico, con fluctuaciones en la intensidad de los síntomas a lo largo del tiempo. Hay fases más llevaderas, con menos dolor y cierta mejoría del resto de síntomas. La mayoría de las veces los factores emocionales influyen también de manera muy valorable en muchos casos. Un dato no menor es que la mayoria de las personas que sufen fibromialgia son mujeres.

Causas de la fibromialgia.

Los médicos no conocen la causa de la fibromialgia, pero es muy probable que esté relacionada con varios factores que actúan en conjunto. Estos pueden ser:

  • Genética. Debido a que la fibromialgia suele ser hereditaria, podría haber ciertas mutaciones genéticas que probablemente te hagan más vulnerable a padecer este trastorno.
  • Algunas enfermedades parecen ocasionar o agravar la fibromialgia.
  • Trauma físico o emocional. A veces, la fibromialgia se puede desencadenar a raíz de un traumatismo físico, como un accidente automovilístico. El estrés psicológico también puede desencadenar la afección.

El dolor en la fibromialgia.

El dolor producido por la fibromialgia ha sido descrito de muchas formas diferentes, tales como sensación de quemazón, acompañada de rigidez o un dolor fuerte y permanente, teniendo en ocasiones características de dolor neuropático. A menudo, el dolor varía según la hora del día, el nivel de actividad, el clima, los patrones de sueño y la gestión del estrés. Muchas personas con fibromialgia afirman que siempre sienten algo de dolor, aunque el dolor es discontinuo. Muchos pacientes refieren dolor severo que prácticamente les incapacita para cualquier actividad.

De igual forma, las áreas o puntos sensibles asociados a la fibromialgia son similares, en ubicación, a los presentes en otros tipos de dolores musculares y óseos, como la epicondilitis, por ejemplo, o codo de tenista.

En esta patología se conoce a los puntos sensibles como los llamados «puntos gatillo», pero muchas otras áreas musculares y de los tejidos blandos, como tendones, fascias, músculos, pueden también generar dolor.

Los investigadores creen que la estimulación nerviosa repetida provoca cambios en el cerebro de las personas que padecen fibromialgia. Este cambio está relacionado con un aumento anormal en los niveles de ciertos químicos en el cerebro que transmiten señales de dolor (neurotransmisores). Además, los receptores de dolor del cerebro parecen desarrollar una especie de memoria del dolor y se hacen más sensibles, lo que significa que pueden reaccionar de manera desproporcionada ante las señales de dolor.

Cannabis y fibromialgia.

Los síntomas que presenta un paciente con Fibromialgia suele tratarse con una indicación clásica denominada en la terapia con cannabis como 1:1 (uno a uno), que significa que se utilizará igual cantidad de THC (Tetrahidrocannabinol) como de CBD (Cannabidiol).

El CBD nos brinda un efecto antioxidante, ansiolítico y antidepresivo, y su efecto antiinflamatorio y analgésico serán muy efectivos en esta enfermedad y estos dos últimos serán potenciado por el THC (siempre priorizando que no aparezca el efecto psicoactivo). Además, el THC proporcionará un efecto relajante, que mejorará el efecto del CBD, para combatir el insomnio. Las dosis irán variando, por eso es necesario el acompañamiento de un profesional durante la terapia.

A nivel analgésico, si se usa solo CBD, el efecto analgésico no es tan potente, como si asociamos THC, pero a veces puede ser suficiente, dependiendo de la intensidad del dolor. El CBD proporciona un efecto antiinflamatorio que también será útil. Por lo tanto, se recomienda el uso de CBD y THC para tratar el dolor, en una proporción de 1:1, siempre que el paciente lo tolere bien.

Sin embargo, el paciente no siempre tolera bien esta proporción, y es necesario comenzar con dosis mayores de CBD que con THC. Es posible comenzar el tratamiento con CBD solamente, valorar sus efectos, y luego estudiar la necesidad de combinar el THC en diferentes proporciones para el control del dolor.

Conclusión.

Los efectos del cannabis medicinal en fibromialgia suelen revelarse rapidamente. Es muy importante el control del médico, para aconsejar las dosis y ratios o proporciones THC/CBD que debe utilizar cada paciente, para conseguir el máximo potencial terapéutico con una correcta tolerancia al tratamiento, sin aparición de efectos secundarios, o minimizando al máximo su incidencia en los tratamientos. Cuando es así, las expectativas para el tratamiento son interesantes.

Compartir

Cerrar menú