Glaucoma

Glaucoma

¿Qué es el Glaucoma?

El glaucoma es una enfermedad del ojo que compromete la visión de manera gradual. Por lo general no presenta síntomas y puede resultar en la pérdida de la visión de manera repentina.

El ojo está lleno de un líquido transparente llamado fluido intraocular. Éste sale del ojo por medio de la pupila para luego ser absorbido hacia el torrente sanguíneo gracias a un sistema de drenaje del ojo. Si el drenaje es adecuado, la presión del ojo se mantiene a un nivel normal. La producción, el flujo y el drenaje de este líquido es un proceso activo y continuo necesario para la salud del ojo.

 La presión interna del ojo (presión intraocular o PIO) depende de la cantidad de fluido que se encuentre dentro del mismo. Si el sistema de drenaje del ojo funciona correctamente, el fluido saldrá libremente sin acumularse.

En la mayoría de los tipos de glaucoma, el sistema de drenaje del ojo se tapa y el fluido intraocular no puede drenar. Al acumularse, causa un aumento de presión en el interior del ojo que daña al nervio óptico, llevando a la pérdida de la visión. La buena noticia es que, con exámenes oftalmológicos periódicos, la detección temprana y el tratamiento puede preservar la vista.

¿Cómo actúa el Cannabis Medicinal en el Glaucoma?

Actualmente, la única forma de controlar el glaucoma y prevenir la pérdida de visión es reduciendo la presión dentro del ojo. Su oftalmólogo pude tratar el glaucoma con medicamentos como gotas oftálmicas de prescripción o cirugía, según el tipo de glaucoma y su severidad. El cannabis y otros compuestos derivados de la marihuana, como el CBD, no son adecuados como tratamiento para el glaucoma. Para tratar el glaucoma, es necesario manejar la presión arterial 24 horas al día. La marihuana no es un tratamiento práctico para uso constante.

Los científicos exploran si los ingredientes activos de la marihuana podrían ofrecer, sin embargo, un tratamiento para el glaucoma. Si los efectos de los componentes del cannabis pueden aislarse, convertirse en componentes de liberación prolongada, y si se pueden eliminar los efectos secundarios, es posible que se llegue a contar con nuevos tratamientos en el futuro. Sin embargo, estos adelantos requieren mayor investigación y están a muchos años de convertirse en una realidad.

Para reducir la presión intraocular de manera considerable y mantener dicha reducción sería necesario tomar aproximadamente de 18 a 20 mg de THC seis u ocho veces al día, todos los días. Los posibles efectos negativos sobre el estado de ánimo, la claridad mental y (si se fuma), la salud pulmonar sería significativos. Además, el costo de usar marihuana cada tres o cuatro horas todos los días hace que su costo sea prohibitivo para la mayoría de los pacientes.

Conclusión.

El cannabis se ha instaurado en la medicina moderna como una de las alternativas terapéuticas más toleradas por los pacientes en todo el mundo. Muchas patologías que no encontraban solución, como la epilepsia refractaria, hallan hoy un brillante futuro. Sin embargo, debido a la impracticidad de su utilización, no se recomienda el uso del cannabis medicinal para el tratamiento del glaucoma. Sin embargo, es cuestión de tiempo para que los científicos encuentren una solución práctica ante dichas circunstancias.

Compartir

Cerrar menú