Sistema Endocannabinoide

Sistema Endocannabinoide

En 1964 el Dr. Raphael Mechoulam descubrió el THC, principal componente psicoactivo de la Cannabis sativa L. Dos décadas más tarde, ha demostrado que interactúa con receptores propios de nuestro organismo, pertenecientes al Sistema Endocannabinoide y abre la puerta al estudio del cannabis medicinal.

¿Qué es el Sistema Endocannabinoide?

El Sistema Endocannabinoides (SEC) es una red de receptores que se distribuyen por todo nuestro organismo. Esos receptores se encuentran tanto en el sistema nervioso central (SNC) como en la piel, glóbulos blancos, pulmones, corazón y demás órganos importantes. Entonces la activación o bloqueo del SEC traerá beneficios a la salud del individuo con diferentes patologías.

¿Cómo funciona el Sistema Endocannabinoide?

El SEC posee la fundamental propiedad de regular la homeostasis de nuestro organismo y posee diferentes funciones dependiendo del órgano donde se activen sus receptores. Como se destacó previamente, los receptores se encuentran repartidos por todo nuestro organismo y cuya  activación promueve la regulación y control del resto de los sistemas de nuestro cuerpo.

Cuando consumimos cannabis se da la activación de los receptores debido a que interactúan con los fitocannabinoides de la planta. Según la patología que se quiera tratar, producirá un efecto relajante, eufórico, sedante, neuroprotector y una disminución de la sensación del dolor (nocicepción). El rol de sistema regulador hace del SEC un sistema clave en el tratamiento de patologías como el dolor crónico, esclerosis múltiple, epilepsia refractaria, procesos inflamatorios (artritis reumatoide, enfermedad de Crohn) y náuseas y vómitos secundarios a quimioterapia así como también se utiliza en pacientes con HIV/SIDA para promover un estímulo en su apetito y mejoramiento de su humor.

Los receptores más importantes del SEC descubiertos hasta el momento son el CB1, de localización central (en SNC) y el CB2 en tejidos periféricos (resto de los órganos). Los compuestos endógenos que interaccionan con ellos son la Anandamida (del sánscrito «ananda» que significa «felicidad extrema») y el DAG o Diacilglicerol. Esos dos compuestos son nuestra propia reserva de cannabinoides, denominados endocannabinoides. La anandamida en particular es nuestra propia reserva de THC.  Hoy en día se siguen descubriendo compuestos que interactúan con los receptores cannabinoides endógenos y producen efectos similares a los que se expusieron previamente.                             

¿Quién descubrió el Sistema Endocannabinoide?

El Dr. Raphael Mechoulam, científico israelí, fue el primero en aislar la molécula de THC, principal constituyente psicoactivo de la Cannabis sativa L. Por éste  gran hallazgo fue galardonado con diversos premios y ha realizado una gran cantidad de publicaciones con respecto a sus estudios en el área. Se le atribuye además el descubrimiento de la estructura del CBD así como la identificación de los compuestos endógenos, endocannabinoides, que rigen nuestro SEC.

Este famoso científico posee su propio documental llamado The Scientist donde resumen los aspectos más destacados de sus investigaciones y cómo logró con mucho esfuerzo dilucidar los misterios de la Cannabis sativa L.

Una de sus frases más célebres es:

“Me gustaría seguir adelante y decirle a la gente: aquí tenemos un grupo de compuestos, un sistema endógeno de gran importancia y que no se usa tanto como debería en la clínica. Es una gran promesa para la medicina, tratemos de impulsarlo”.

Cannabis medicinal en la medicina moderna.

Con el advenimiento de las nuevas tecnologías en materia de salud y el descubrimiento del SEC, el cannabis hoy en día tiene su merecido lugar como medicina debido a la inmensidad de estudios conducidos por investigadores en todo el mundo. El cannabis medicinal ha tomado protagonismo en las últimas décadas ya que ha sido aprobado por la FDA como fármaco para evitar las náuseas y dolor debido a quimioterapias.  Por otro lado, todavía se encuentran a la espera muchos otros pacientes con diferentes patologías para ser tratados con esta “novedosa” terapia que en realidad se ha implementado hace casi 5000 años atrás.

Hoy en día, todavía se sabe relativamente poco del rol del cannabis en la mayoría de patologías que podría tratar ya que su prohibición a nivel global ha puesto obstáculos a los ensayos clínicos con dicha sustancia. La terapia con cannabis medicinal posee, al igual que muchos otros medicamentos que se fundamentan en la activación/bloqueo de sistemas, un componente personal que varía de paciente en paciente pudiendo resultarle muy beneficioso a la gran mayoría. Los tratamientos convencionales de muchas patologías de la modernidad (si es que lo tienen) producen efectos adversos que muchas veces resulta en la descontinuación del tratamiento y falta de adherencia al mismo.  Esto haría del cannabis una opción mucho más segura y viable ya que hasta la fecha no se ha documentado muerte por sobredosis del mismo ni dependencia farmacológica comparable con otras sustancias adictivas como los opioides, ampliamente distribuidos en la terapia del dolor.

El cannabis aguarda a los exhaustivos ensayos clínicos que demuestren evidencia de su efecto terapéutico bajo los estándares de la medicina hegemónica, pero para aquellos pacientes cuyas patologías no pueden esperar encontrarán un alivio en saber que el futuro del tratamiento con cannabis medicinal está a la vuelta de la esquina.

Compartir

Cerrar menú