THC

THC

Compartir

¿Qué es?

El tetrahidrocannabinol (THC) es el principal componente psicoactivo del cannabis. Sus efectos farmacológicos son el resultado de su vinculación con los receptores específicos de cannabinol, situados en el cerebro y en todo el cuerpo; aquellos que reciben y asimilan los componentes, produciendo los conocidos efectos. Entre ellos, pueden estar: un efecto analgésico leve o moderado, relajación, alteración de los sentidos visuales, auditivos y olfativos, fatiga y estimulación del apetito. También puede reducir la agresividad en ciertos individuos.

THC en cannabis medicinal:

En cuanto al cannabis medicinal, si bien el THC no es el componente medicinal principal, sirve para mezclarlo y producir distintas variedades de aceites, las cuales tendrán diferentes ratios y por ende, servirán para distintas patologías.
Se recomiendan ratios con bastante THC a la hora de enfrentar patologías que requieran de aumentar el apetito, relajar muscularmente o simplemente dormir. No así en aquellas patologías en las que el individuo sufra de psicosis o similares, ya que el THC, al ser psicoactivo, puede influir en un negativo desarrollo de la enfermedad.

Efectos adversos del THC:

Nunca se ha documentado una muerte por sobredosis de cannabis, lo cual demuestra la baja toxicidad de los cannabinoides en general. Sin embargo, cualquier persona que consuma de forma lúdica o medicinal, debe tener en cuenta los posibles efectos secundarios, que dependerán de la cantidad, la persona y la circunstancia en la que se consuma.

Siempre teniendo en cuenta la cantidad y calidad del THC que se utilice, este provoca un incremento del gasto cardiaco, taquicardia y un aumento en la presión arterial, (entre un 20% y 100%) que posteriormente se compensa. Por eso, tiene que tener cuidado aquel consumidor con cardiopatías. Dosis bajas, incrementan la actividad del sistema simpático y reducen la actividad parasimpática, lo cual, genera taquicardia y gasto cardíaco. Dosis altas, inhibirán la acción simpática y activarán directamente el sistema parasimpático, produciendo bradicardia e hipotensión.

También, el uso de grandes cantidades de THC puede provocar una hipotensión ortostatica (cambios posturales rápidos o bruscos). Se inhibe la secreción de jugo gástrico y el vaciado gástrico es más lento. Las tareas de aprendizaje pueden verse afectadas en usuarios crónicos, así como la capacidad de concentración y realización de ciertas tareas. Los consumos de altas cantidades, inducen al sueño.

Cerrar menú