THC – Tetrahidrocannabinol

THC – Tetrahidrocannabinol

¿Qué es el THC?

El tetrahidrocannabinol (THC) es un fitocannabinoide y el principal componente psicoactivo del cannabis. Sus efectos farmacológicos son el resultado de su interacción con los receptores específicos del Sistema Endocannabinoide (SEC) situados en el cerebro y en todo el cuerpo. Es la molécula más conocida en el mundo cannábico pero el estigma que le precede es que únicamente se utiliza con fines recreativos, lo cual es falso. Desde el resurgimiento del interés de la terapéutica con cannabis, se han realizado gran variedad de ensayos clínicos y experimentos de laboratorio que demuestran la aplicación del THC en la medicina moderna. Entre los efectos que produce, además de la tan conocida psicoactividad, se encuentran: un efecto analgésico leve o moderado, relajación, estimulación del apetito, disminución de los síntomas de la quimioterapia para el tratamiento del cáncer y estimulación del humor y diminución del estrés.

¿Cómo actúa el THC?

El THC tiene efectos en nuestro organismo por su interacción con los receptores del Sistema Endocannabinoide (SEC) que se encuentran esparcidos por todo el cuerpo. Al igual que el CBD y CBN, el THC es psicotrópico, pero a diferencia del primero también es psicoactivo, es decir, genera una alteración de la percepción de los sentidos que varía según la dosis, forma de administración y si se consume solo o acompañado por otros cannabinoides (efecto séquito).

Un ejemplo claro de la acción del THC es la alteración de la percepción del dolor o nocicepción. La sensación de que algo nos “duele” viene dada por una corriente de neurotransmisores que van desde el lugar donde sentimos el dolor (una quemadura en la mano por tocar algo muy caliente) hasta la columna vertebral, donde dentro de la misma se haya la médula espinal. En ella es donde conectan todos los nervios y desde donde se envían las señales hacia el sistema nervioso central (SNC), que procesa la información y genera el acto reflejo de quitar la mano de la superficie caliente. La situación descripta hace referencia a una ocasión momentánea de dolor, pero aquellos pacientes con dolor crónico, continúan sintiéndolo debido a una mala conexión de neurotransmisores que no la “cortan” y por lo tanto la sensación continúa indefinidamente. Si el dolor proviene desde el SNC, se le denomina dolor neuropático.
Una terapia con cannabis, más específicamente THC, puede generar un alivio de estos síntomas ya que genera no sólo una alteración a nivel central (SNC, psicoactividad) del dolor sino que disminuye la nocicepción a nivel de la médula espinal evitando la transmisión de la señal dolorosa ó disminuyendo su intensidad. Algo muy similar es la acción de la morfina, el analgésico opioide más reconocido en el mundo en el alivio del dolor. Sin embargo, a diferencia del THC, genera adicción al mediano y largo plazo. EL THC no produce adicción si se lo compara a la de los medicamentos opioides. El consumo de THC con otros cannabinoides como el CBD, los efectos psicoactivos pueden modularse para que aquellos que alivian el dolor puedan estar más presentes. A la acción conjunta de los componentes de la planta de cannabis en la terapia se le conoce como efecto séquito.

THC en cannabis medicinal:

Es importante mencionar que medicamentos con THC puro no han sido del todo efectivos para el tratamiento con cannabis. Normalmente se utiliza al THC en conjunto con CBD a distintos ratios (2:1, 1:1; 1:2) según la patología que se requiera tratar. Las dosis son otra cosa ya que el ratio es la proporción de THC/CBD que se encuentra en el medicamento y la dosis es algo que se verá con el profesional médico tratante.

Las propiedades terapéuticas más importantes del THC, aunque demostradas con distinta calidad de evidencia son:

  • Analgésica.
  • Relajante muscular.
  • Antioxidante.
  • Antiinflamatoria.
  • Neuroprotectora.
  • Antitumoral.
  • Antiemética y antináusea.
  • Estimulación del apetito.
  • Reductora de la apetencia por cocaína, heroína, alcohol y otras drogas.

En base a esto, el THC se utiliza en el tratamiento de:

  • Parkinson
  • Esclerosis Múltiple,
  • dolor crónico
    • dolor neuropático,
    • secundario a la artrosis y
    • quimioterapia antitumoral (tratamiento del Cáncer)

Efectos adversos del THC:

Nunca se ha documentado una muerte por sobredosis de cannabis, lo cual demuestra la baja toxicidad de los cannabinoides en general. Sin embargo, cualquier persona que consuma de forma lúdica o medicinal, debe tener en cuenta los posibles efectos secundarios, que dependerán de la cantidad, la persona y la circunstancia en la que se consuma.

Siempre teniendo en cuenta la cantidad y calidad del THC que se utilice, este provoca un incremento del gasto cardiaco, taquicardia y un aumento en la presión arterial. Por eso, tiene que tener cuidado aquel consumidor con cardiopatías. Dosis bajas, incrementan la actividad del sistema simpático y reducen la actividad parasimpática, lo cual, genera taquicardia y gasto cardíaco. Dosis altas, inhibirán la acción simpática y activarán directamente el sistema parasimpático, produciendo bradicardia e hipotensión.

También, el uso de grandes cantidades de THC puede provocar una hipotensión ortostática (cambios posturales rápidos o bruscos). Las tareas de aprendizaje pueden verse afectadas en usuarios crónicos, así como la capacidad de concentración y realización de ciertas tareas. Los consumos de altas cantidades, inducen al sueño.

Pacientes con patologías como esquizofrenia, ansiedad y ataques de pánico no encontrarán en el THC un alivio de sus síntomas, sino tal vez un agravamiento de los mismos. Es necesario que el lector entienda que en muchos de los estudios realizados para conocer los efectos adversos del THC se han usado preparaciones puras. En contraste, estudios realizados con preparaciones con más de un cannabinoide (ya sea si el THC está en mayor concentración o no) la mayoría experimenta sequedad de boca, alteraciones gastro-intestinales, fatiga, cansancio y alteración de la memoria anterógrada (memoria de corto plazo).

Compartir

Cerrar menú