VIH -SIDA

VIH -SIDA

¿Qué es el VIH/SIDA?

EL VIH es el Virus de la Inmunodeficiencia Humana que afecta a las células que se encargan de defendernos durante las infecciones que atentan contra nuestro organismo. Cuando el/la enfermx no se trata o presenta dificultades durante su tratamiento, desarrolla a largo plazo el Síndrome de la Inmunodeficiencia Humana (SIDA) que es un estado en el cual el número de células de defensa sanas es tan bajo que cualquier tipo de infección, por leve que sea, puede llegar a ser mortal. No existe cura para el VIH pero hay casos de personas que se han curado gracias a trasplantes de médula.

Para la mayoría de nosotrxs el VIH es un virus que suele ser asociado con falta de protección durante sexo pero también puede también contagiarse por compartir jeringas infectadas y cualquier fluido que toque una herida abierta. Hoy en día existen diversos tratamientos y se cursa de forma crónica como aquellos enfermos de diabetes.

Sin embargo, debido a la enorme estigmatización de la sociedad contra los portadores de este virus se creó la Ley Nacional de SIDA Nº 23.798 y su Decreto reglamentario N°1244/91.

¿Cuál es el tratamiento convencional del VIH/SIDA?

El tratamiento es una terapia anti retroviral (TARV). El VIH es un retrovirus y por lo tanto de allí el nombre de los medicamentos que lo combaten. Existen diversas estrategias de tratamiento que se encargan de evitar la propagación de éste a las células diana, llamadas Linfocitos T CD4, para evitar su replicación, evitar la excreción, imposibilitar que una vez dentro de la célula pueda replicarse, etc. El paciente deberá tomar un diverso número de pastillas al menos al inicio del tratamiento y como consecuencias aparecen las náuseas o pérdida del apetito.

Cuando el/la paciente evoluciona al SIDA, que no ocurre en todos los casos, la terapia se vuelve más agresiva y el/la paciente a su vez puede recaer en episodios de depresión ya que estará con un sistema inmune tan comprometido, que cualquier infección puede suponer una hospitalización. A raíz de la depresión puede dejar de comer, cerrarse a sus afectos cercanos y evitar continuar con su tratamiento, lo que complicaría aún más su pronóstico.

¿Cuál es el rol del Cannabis Medicinal en el HIV/SIDA?

Al comienzo de los estudios el cannabis para tratar el HIV/SIDA se centraban en terapias paliativas con el objetivo de aliviar los síntomas secundarios como las náuseas, vómitos, falta de apetito hasta síntomas psicológicos. El THC (Tetrahidrocannabinol) está aprobado por la FDA como tratamiento de los síntomas asociados a la TARV.

Los síntomas psicológicos durante el tratamiento del HIV/SIDA no son infrecuentes y de hecho, se han reportado inmensidad de casos en los cuales los pacientes abandonan la medicación debido al malestar emocional. Es por esto que, para ellxs el cannabis puede ser la alternativa segura para revertir ese malestar, generando una sensación de euforia característica que sostenga (además del acompañamiento de sus vínculos) el tratamiento de dicha patología.

Debido al poder regulador del Sistema Endocannabinoide (SEC) en la respuesta inmune, el desarrollo de un medicamento que se acople únicamente a los receptores CB2 como tratamiento adicional a la medicación antirretroviral, puede ayudar a aliviar los síntomas en la etapa tardía del SIDA y prevenir la propagación del virus.

Conclusión.

El VIH es un virus que atenta contra nuestro sistema inmune, sin cura, que puede ser tratado con una TARV o terapia antirretroviral para evitar su evolución a SIDA. Aun así, la misma genera compromisos a la salud del/la paciente que pueden ser solucionados con el uso del Cannabis Medicinal, como tratamiento complementario. Cuando los pacientes consumen el aceite de cannabis o lo inhalan, generan una regulación de su Sistema Endocannabinoide que les permite afrontar su enfermedad y continuar con el tratamiento, siempre con el acompañamiento profesional y de sus afectos.

Compartir

Cerrar menú